¡Hola, Soy Patricia Frias!

Y estoy aquí para ayudarte a viajar sola


¿Quieres conocerme un poquito más? Te cuento...

Soy Madrileña, y aunque disfruto mucho de Madrid y todo lo que ofrece, me encanta el campo y las montañas. ¡Y es que la cabra siempre tira al monte! :)

Soy un culo inquieto. No puedo dejar de planificar viajes, escapadas, experiencias, buscar nuevos destinos... ¡me apasiona!. 

Pero esto antes no era así.

Mi cara de felicidad cuando viajo
Mi cara de felicidad cuando viajo

En el año 2010 no sabía qué hacer con mi vida y la crisis en España no ayudaba. Decidí, por una corazonada que todavía no se explicar, que tenía que aprender Inglés y vivir una aventura. 

Así que me embarqué sola (todavía recuerdo las lagrimillas en el aeropuerto, no te creas que todo es color de rosas) dirección Bournemouth, un pequeño pueblo de la costa de Inglaterra. En principio, mi estancia iba a ser para tres meses, que acabaron convirtiéndose en cinco añazos. 

De Bournemouth, me mudé a Londres (la jungla de asfalto, como yo la llamo), dónde trabajé muy duro, pero tuve la oportunidad de empezar a recorrer Inglaterra. Siempre que podía y mi presupuesto me lo permitia, viajaba. Bath, Oxford, Cardiff. Y así me empezó a picar más y más el gusanillo. No paraba; me gustaba esa versión de mi misma, viéndome capaz de llevar las riendas de mi vida, de viajar y disfrutar sin depender de nadie.

Volví en 2015 . Echaba de menos España. Los amigos, la familia, las cañas y las tapas al sol.

Pero la mujer que se fue, se quedó en aquel aeropuerto en Abril de 2010 y volvió una mujer con más autoestima, conociéndose más, reconociéndose valiente y guerrera. En definitiva; ¡valorándome como mujer!

Y con la vuelta, llegó la crisis de los 30... ¿Y cómo me enfrenté a ella? ¡Viajando! Quitando de mi lista mis viajes pendientes. Quería hacer un voluntariado en Africa. Y lo hice. Quería viajar a Costa Rica. Y viajé.

¡Y ya no puedo parar!

Ya no solo viajar; vivir experiencias. He hecho vias ferratas, he "vivak-eado", he volado en parapente, he superado una carrera de obstáculos, una de esas que acabas llena de barro (¡yo!, ¿hola?), me he tirado por tirolinas a más de 800 metros de altura,... ¡Y todo lo que queda!. Si bien es cierto que por tiempo y dinero lo hago menos de lo que me gustaría, sigo viajando y viviendo experiencias siempre que puedo.

Con el cambio de vida, me formé como Coordinadora de Ocio y Tiempo Libre, porque me encanta planificar y organizar, moverme, hacer actividades, salir a la montaña, aprender de otras personas, ¡descubrir mundo!. 

Pero sobre todo, ver a la gente feliz y agradecida por mi trabajo. 

Es lo que me apasiona.

Y seguía dándole al coco; quería animar a otras mujeres a que hicieran un viaje que les marcase de por vida, para que vieran, que si yo he viajado sola sin necesidad de nada ni de nadie, ellas también pueden (tú, que me lees, también puedes). El mundo el mucho más seguro de lo que lo pintan y la gente mucho más amable y hospitalaria de lo que juzgamos. 

Y entonces surgió Can.t Stop Moving, desde donde quiero animarte a que vivas una experiencia transformadora. 

¡Y lo estoy consiguiendo!


Bueno, ya no sabes solo un poquito de mi... ¡Ya sabes un montón!

Espero que mi testimonio sirva para inspirarte. Para que ahora mismo te levantes del sofá, o para que empieces a soñar con tu próximo viaje.


Un abrazo.

Patricia.