VÍA FERRATA 
 

Quiero hablarte de la Vía Ferrata de Priego (Cuenca), pero antes de empezar, creo que lo mejor es que sepas qué es eso de una vía ferrata, porque yo me lancé a la aventura sin ser consciente de dónde me metía y es muy importante no sufrir de vértigo.

Se trata de una actividad que está entre el senderismo de montaña y la escalada. Es una actividad indicada si un simple paseo por la montaña te sabe a poco, pero te da demasiado miedete la escalada o consideras que no estás suficientemente preparada. La vía ferrata en sí en un itinerario deportivo marcado por grapas, clavijas, pasamanos, puentes e incluso tirolinas, (siempre teniendo en cuenta la seguridad), que transcurre por paredes de macizos de gran altura. Un dato curioso es que éstos caminos de hierro tienen su origen a mediados del siglo XIX en Austria, dónde empezaron a utilizarse para mover tropas y material bélico en los montes (¡Súper curioso!), y que posteriormente, fueron usados durante la Primera Guerra Mundial. 

La equipación es fundamental, ¡no se te ocurra ir a lo loco!. Infórmate bien, pero es imprescindible el casco, arnés, disipador, cuerda y descenso, guantes y calzado adecuado. También es importante que mires el tiempo y vestirse adecuadamente.

Dicho ésto, te recomiendo la Via Ferrata de Priego, también conocida como Las Buitreras. Está relativamente cerca de Madrid y es una buena primera toma de contacto. Cuenta con dos itinerarios que presentan diferentes niveles de dificultad; ¡no tienes excusa para enfrentarte a tus miedos!.

Para hacer ésta Via ferrata contraté los servicios de Multiaventura Buendía, y te lo recomiendo. Puedes llegar hasta su página web en el siguiente enlace: