Viajando sola

De Argentina al mundo, solo conmigo y un pasaje de ida. 


Si emociona pensarlo, imagina vivirlo.

Vengo a decir que los sueños están para cumplirse y que todo lo que se necesita es una fecha para volverlos realidad. La mía fue Abril de 2018 y desde entonces somos el mundo y yo: renuncié a mi vida en Argentina y me mandé con sólo un pasaje de ida a Europa, y volví mi sueño realidad.

Y ahí yo me encontraba, sola con una maleta en grandes aeropuertos y perdida en enormes ciudades. Haciendo voluntariados y viéndome sumergida en culturas completamente distintas. Así logré vivir por sumas módicas en Irlanda, en un pueblo de Inglaterra, en España, Polonia, Turquía.

Luego me fui a Suecia a trabajar en un centro de ski. Y esto me permitió ahorrar y viajar mucho más por Asia. Recuerdo estar en Abu Dhabi y pellizcarme para poder darme cuenta de que lo que estaba viviendo era realmente real.

Y así viví los últimos dos años de mi vida. Viviendo como una local en lugares recónditos del mundo y convirtiéndome millonaria en experiencias.

Es que cuando deseas algo con todo el corazón, inevitablemente lo conseguís. Y no importa de qué manera: sola, acompañada, lejos o cerca. Invertir en viajar, es invertir en vivir.

Probablemente viajar sola ha sido de las experiencias más enriquecedoras de toda mi vida. Y no es que decidí irme por mi cuenta porque no tenía amigas, sino porque simplemente disfruto mucho de mi propia compañía.

Viajando sola sos absolutamente dueña de tu tiempo y tu itinerario. No vas a tener que lidiar con planes, situaciones o personas más que todo lo que VOS elijas. Si no te gusta un lugar, te vas. Si te gusta, te quedas o te quedas más de lo planeado. Si querés estar todo el día tirada en la playa disfrutando de ver ir y venir gente, lo haces. Sos la mejor compañera de viaje que jamás vayas a encontrar! Serás vos y el mundo y eso es IMPAGABLE.

Viajando sola se sale verdaderamente de la zona de confort. Parecerá una frase trillada pero sólo el que lo vive lo entiende. ir a un país donde no hablan nuestro idioma, hablar con gente de otros países, vernos sumergidos en una cultura totalmente distinta, es ahí donde encontrás la recompensa de la vida: Autodescubrimiento, crecimiento personal y espiritual, amigos, aprendizaje, lecciones de la vida que solo aprendes si te alejas, de eso se trata viajar.

Al estar con vos misma te volvés más sociable, hacés más amigos, comenzarás a tomar la iniciativa de comenzar una conversación y se te quita la fea costumbre de depender de alguien.

Serás vos, serás libre.

No te quedes donde no creces, no te quedes donde no sos feliz, sé dueña de vos y deja que la distancia te fortalezca y la soledad te inspire.

Anímate que el mundo es grande, hermoso, con gente divina.

¿Habrá algo más maravilloso en el mundo que poder darle la vuelta?

¿Existirá algo más increíble que viajar sola y tener esa constante sensación de libertad absoluta?


Son bienvenidas a ver mis historias por el mundo en mi Instagram MariagraciaAbroad