Guía para hacer el camino de Santiago, sola

Nací un 25 de julio, que en España es el día de Santiago. Cada vez que mi cumpleaños cae en domingo es el Año Santo o Año Jacobeo.

Y como buena santiaga que soy, he hecho el Camino de Santiago Francés desde Sarria y el portugués desde Tui. Por eso quiero animarte a que lo hagas y a que descubras esta gran ruta Española.

Si te gusta cogerte una mochila al hombro, el contacto con la naturaleza y hacer senderismo, mientras conoces nuevos lugares, el Camino de Santiago es una buena opción para viajar sola por primera vez.

Y no sólo por los paisajes y lugares que puedes conocer, si no por la experiencia en sí.

Hacerlo sola te ayuda a conectarte contigo misma y a reflexionar. A darte cuenta de todo lo que eres capaz de hacer por tí misma y que los límites están sólo en tu mente.

Además, solo estarás sola si así lo decides.

Una de las cosas más bonitas del camino es conocer a los peregrinos que encontrarás por el camino, que además, no dudarán en ayudarte si lo necesitaras.

Si te preocupa la seguridad, España tiene un nivel de seguridad ALTO para mujeres que viajan solas.

Aún así, recuerda que no existe ningún lugar libre de riesgos, por lo que es conveniente mencionar los consejos de seguridad que tienes a tu disposición en la web.

Puedes ampliar toda la información sobre la seguridad en el artículo ¿Es seguro viajar sola a España?, dónde verás que no tienes nada de lo que preocuparte en cuanto a la seguridad, salvo que uses tu sentido común y evites riesgos innecesarios. 

Pero seguramente te estarán surgiendo algunas dudas más así que voy a intentar resolverlas con esta guía para hacer el Camino de Santiago sola.


ÍNDICE

1. Qué es el camino de Santiago y orígenes

2. Tradiciones y curiosidades

3. Qué es la Credencial del Peregrino y dónde conseguirla

4. Qué es la compostela y cómo conseguirla

5. Rutas

6. Mejor época  

7. Dónde dormir

8. Consejos y recomendaciones 

9. Cómo hacer la mochila

Hacer el Camino de Santiago sola
Hacer el Camino de Santiago sola

1. Qué es el Camino de Santiago y orígenes

El Camino de Santiago (o St James way, en inglés) es un camino de peregrinación hasta la tumba de Santiago el Apóstol, que fue un evangelizador de la palabra de Jesús.

Se sabe que embarcó desde Palestina en algún puerto del sur de España y que llegó hasta el norte, lo que ahora conocemos como Galicia.

Una vez hecha su labor, volvió a Palestina, donde fue decapitado por predicar el cristianismo, ya que estaba prohibido.

Se dice que sus discípulos recuperaron el cadáver y lo trajeron de vuelta a España, donde fue dado sepultura.

Se cree que sobre el año 820 después de Cristo, los restos de Santiago fueron encontrados en un bosque por un ermitaño.

El rey Alfonso II fue uno de los primeros peregrinos hacia la tumba ya que tenía que comprobar que los rumores eran ciertos y así construye una pequeña iglesia en lo que hoy conocemos como la Catedral de Santiago.

Así, desde distintos lugares del mundo, se fueron creando durante la Edad Media distintos caminos para llegar hasta Santiago de Compostela, donde sigue enterrado Santiago el Mayor.

Aunque el camino tiene una pequeña connotación religiosa o mística, no hace falta que seas creyente para hacerlo.

2. Tradiciones y curiosidades

El símbolo del camino y los peregrinos es una concha con la cruz de Santiago el Apóstol. Aunque hay varias teorías, a día de hoy no se sabe con certeza por qué es éste el símbolo del camino. Lo verás en las mochilas, en los palos para andar, en las señales y a lo largo de todo el camino. Se denomina Concha de Vieira.

Una vez que se llega a Santiago de Compostela, es tradición colocar tu mano sobre el dintel de la Puerta de la gloria, que una vez que estés allí, verás que está desgastado de la cantidad de manos que se han apoyado en él. Es impresionante.

En la Catedral de Compostela no te puedes ir sin ver el Botafumeiro en acción. El botafumeiro es un enorme incensario que antiguamente se utilizaba como ambientador para eliminar el olor de los peregrinos en la Catedral.

Para poder verlo, debes ir a la Misa del Peregrino que se oficia todos los días a las 12 o en las siguientes celebraciones litúrgicas:

  • Domingo de Resurrección
  • Ascensión del Señor
  • Pentecostés
  • El 23 de mayo por el aniversario de la Batalla de Clavijo
  • El 25 de julio por la festividad de Santiago Apóstol
  • El 15 de agosto por la Asunción de Nuestra Señora
  • El 1 de noviembre por el día de Todos los Santos
  • Solemnidad de Cristo Rey
  • El 8 de diciembre por la Inmaculada Concepción
  • El 25 de diciembre por el Día de Navidad
  • El 30 de diciembre por la Translación del Santo Apóstol

Otra de las tradiciones es subir a abrazar a Santiago el Apostol. Está abierto todos los días de todos los días de 9:30 a 13:30  y de 16:00 a 19:30.


3. Qué es la Credencial del Peregrino

La credencial es un Pasaporte que se otorgaba en la Edad Media como salvoconducto y que hoy día acredita al peregrino como justificante de los lugares por los que ha ido pasado para poder conseguir al final del camino la Compostela, un pequeño diploma que confirma que has hecho el Camino de Santiago.

Con la Credencial del Peregrino obtienes descuentos durante el camino y te da acceso a los albergues públicos habilitados para el Camino de Santiago.

Debes ir sellándola por los lugares que vas pasando, con un mínimo de dos sellos al día si vas a hacer menos de 100 kilómetros hasta Santiago (aunque te recomiendo que selles un mínimo de dos aunque hagas más kilómetros).

Dónde conseguirla

Puedes conseguirla desde Cofradías del Apóstol Santiago, asociaciones autorizadas en España como albergues públicos o parroquias, o si vives fuera de España,  en asociaciones autorizadas en tu país o ciudad.

Si vives en Madrid, la credencial la puedes conseguir la Asociación de Amigos de los Caminos de Santiago en la Calle Carretas 14, número 6, C - 2. El Metro más cercano es Sol. El precio de la Credencial del Peregrino son 2 euros.

Generalmente tienes que ir a una pequeña reunión en la que te dan información y algunas recomendaciones.

4. Qué es la Compostela y cómo conseguirla

Es el documento oficial que certifica que has realizado el Camino de Santiago siempre y cuando hayas completado a pie, al menos los últimos 100 kilómetros del camino desde cualquiera de sus rutas.

  • Camino Francés desde Sarria o Barbadelo
  • Camino Inglés desde Ferrol o Neda
  • Camino del Norte desde Vilalba o Baamonde
  • Camino Primitivo desde Lugo
  • Vía de la Plata desde Ourense

Durante la Edad Media este lo expedían las autoridades eclesiásticas a los peregrinos que habían realizado el camino y esa tradición ha continuado hasta nuestros días. 

Para obtenerla deberás presentar la Credencial del Peregrino debidamente sellada y Documento de Identidad, y esperar una larga cola en Calle Carretas, número 33, en Santiago de Compostela.

5. Rutas

La ruta más conocida o más popular es el Camino Francés, que va desde Saint-Jean-Pied-de-Port, en el Pirineo francés, hasta Santiago de Compostela, y luego continua hasta Finisterre.

Si es la primera vez que lo haces, este es el que te recomiendo hacer, como mínimo desde Sarria para conseguir la Compostela. Consta de 32 etapas así que podrás elegir el punto de inicio que mejor te convenga.

Pero ten en cuenta que al ser el más popular, también es el más concurrido.

Eso tiene sus ventajas y es que en realidad no lo harás sola y conocerás mucha gente por el camino.

Y también sus desventajas, que tendrás que levantarte temprano para poder conseguir cama en los albergues públicos.

Otras rutas son el Camino del Norte, el Camino Portugués, El Camino de Invierno o el Camino Inglés. ¡Hay muchos!

Todos los caminos se hacen por etapas y cada etapa es de unos 20, 25 kilómetros.

Dependiendo de los días libres de los que dispongas, lo que puedes hacer es calcular las etapas desde Santiago de Compostela hacía atrás. Por ejemplo, si tienes once días, cuentas once etapas.

El camino está bien señalado con unas marcas muy reconocibles y en color amarillo, por lo que no tiene (casi) perdida.

6. Mejor época

España cuenta con un clima Mediterráneo, con lo que el clima es templado en casi toda la península.

Hay que tener en cuenta que el norte de España siempre es más frío y lluvioso, así cómo el Sur y la Costa Mediterránea mucho más cálida.

Aunque lo ideal sería hacer el Camino de Santiago sin muchas aglomeraciones, hay que tener en cuenta que es una ruta muy popular, por lo que, nos guste o no, tenemos muchas probabilidades de encontrarnos con bastante gente.

Si puedes elegir fechas para hacerlo, la mejor época para hacerlo es en primavera durante el mes de junio, puesto que hace sol, pero no tanto calor como en los meses de julio y agosto, y además no existen tantas posibilidades de lluvia.

Pero siempre tienes que tener en cuenta las recomendaciones específicas e informarse bien sobre cada ruta, porque todas ellas son distintas. Por ejemplo, habrá que tener muchas precauciones en invierno en el Camino Primitivo y tener cuidado con las altas temperaturas en el Camino de la Plata.

7. Dónde dormir

A lo largo de todas las rutas del Camino de Santiago existen un montón de alojamientos en los que puedes dormir. La diferencia es que pueden ser albergues públicos, privados, hostales u hoteles. Tu debes elegir lo que más se ajuste a tus gustos y necesidades, aunque lo que mola es hacerlo en los albergues oficiales del Camino de Santiago, que además suelen ser más económicos. 

Los albergues públicos no se pueden reservar con antelación, por lo que el Camino a veces puede parecer una competición por conseguir cama en ellos. Debes presentar tu Credencial del Peregrino y abonar el pago, generalmente son unos 5 euros.

Si quieres ir con más calma y disfrutar del camino, te recomiendo que reserves en albergues privados. No suelen ser mucho más caros que los públicos y así vivirás la experiencia más relajada y tranquila al saber que ya tienes cama, por lo que disfrutarás mucho más del camino, que es de lo que se trata.

8. Consejos y recomendaciones


Elige bien el camino

Mi primer consejo es que elijas bien el camino y te informes de las etapas. Cada camino es diferente.

Prepara tu condición física

Antes de hacer el Camino de Santiago empieza a hacer ejercicio de forma regular unos meses antes. Hacer el camino no es solo andar.

Puedes apuntarte al gimnasio e ir unas tres veces por semana o puedes empezar a hacer rutas de una distancia y dificultad parecida a las etapas de tu camino.

Cuida tus pies y tu calzado

Llevar un buen calzado y cuidar tus pies es fundamental. Invierte en unas buenas botas y estrénalas antes de empezar el camino, ya si que te hacen rozaduras ya no hay marcha atrás.

Esto es un truqui personal, pero cuando he hecho el camino o largas caminatas, me pongo compresas en las botas, como si fueran plantillas para los pies. Recogen el sudor y evitan rozaduras y ampollas.

Levántate pronto

Otro consejo es que te levantes pronto, sobre las 6 de la mañana. Si, si. ¿Por qué? porque la media de horas por etapa son unas 5 o 6, con lo que estarías a la hora en que empiezan las entradas en los albergues y tendrías más oportunidades de pillar una cama.

Además, por la mañana hacer menos calor y mejor temperatura para caminar. 

Viaja ligero

No llenes la mochila de "porsiacasos". Vas a caminar una media de 5 horas diarias, y con poco que lleves, ya pesa.

Puedes lavar la ropa en el albergue cada día y colgarla en la mochila para que se seque a lo largo del día.

No hagas del camino una competición

Aunque no consigas  una cama en un albergue de Peregrinos, nunca te quedarás sin cama, hay otras opciones. Pero no permitas que sea una competición para llegar la primera. Si otros quieren hacerlo, que lo hagan.

Disfruta del camino; párate a mirar una flor, a beber agua, a conocer una pequeña ermita, a hablar con una persona local.

Eso es el camino 

9. Hacer la mochila

Hacer la mochila puede llegar a ser un poco Tetris. Para que sepas cómo prepararla bien y qué meter, tienes un artículo entero, Cómo preparar la mochila, en el que encontrarás una lista detallada sobre la ropa, botiquín, neceser y equipos electrónicos que llevar y una serie de consejos que te serán muy útiles.

¿Tienes alguna duda más que no aparece en el artículo?


Espero que vivas esta gran experiencia, sola, y sobre todo, no se te olvide saludar y decir a los peregrinos ¡Buen camino!.

Nos vemos pronto.


¿Tienes alguna duda más que no aparece en el artículo?

Puedes dejar tu comentario, ¡Estaré encantada de ayudar!