VIAJAR SOLA A OPORTO 

(En 48 horas)


 De las ciudades europeas que he visitado, Oporto es una de las que más me gusta. Durante varios años centro de la ciudad, al contrario que en otras ciudades, fue abandonado. Sus edificios fueron ocupados por gente sin hogar y drogadictos, lo que hacía bastante peligroso pasear por sus calles. Hoy en día se están restaurando y rehabilitando poco a poco los edificios, llenos de preciosos azulejos artesanales, para conservar su esencia. Será por su historia, que ésta ciudad portuguesa hace que tenga un encanto especial y un cierto aire misterioso.

DÍA 1

 Para el primer día recomiendo empezar por la Iglesia de los Clérigos; desde la torre hay unas vistas privilegiadas de la ciudad, pero para ello que hay que subir 200 escalones. ¡Ahí es nada!

 Una vez de vuelta en tierra firme si giras a la derecha en la rúa San Filipe de Nery y al final de ésta a la izquierda por la rúa das Carmelitas. podrás ver la Librería Lello, una librería de ensueño que ha servido de escenario para rodar algunas escenas en películas, como Harry Potter.

 Bajando por la rúa de Fernándes Tomás llegarás al Mercado do Bolhao, un lugar nostálgico donde montones de vendedores exponen sus frutas y verduras. Te recomiendo comprar pan de centeno, sin duda el mejor pan que he probado.

 Desde aquí puedes empezar a callejear y perderte por las calles, para acabar cenando en un restaurante con una buena copita de vino de Oporto y rematar el día.


DÍA 2

 Al día siguiente puedes ir por la mañana a ver la Catedral que abre sus puertas a las 9 de la mañana. Desde allí es un buen sitio para tomar fotografías de la ciudad. Desde aquí tienes dos opciones, o coger el Funicular dos Guindais , que te llevará a la parte baja de la ciudad, hasta la Ribera del Duero

 Desde la parte baja de la ribera puedes ver el famoso Ponte Luis I. Puedes acceder a la parte superior del puente, hacia Villa Nova de Gaia, donde hay otro punto para poder tomar unas fotografías maravillosas de la ciudad, con el puente como protagonista.

 Si tienes tiempo puedes visitar la principal estación de tren de Oporto que es Sao Bento. Está considerada una de las estaciones más decorativas de Europa. En el interior, las paredes están adornadas con azulejos bellamente pintados que ilustran eventos significativos de la historia de Portugal.

¡Espero que disfrutes de la visita tanto como yo!